River va sumado refuerzos, pero quiere más: el puesto que le falta a Demichelis y la verdad de la versión sobre Enzo Pérez​

El próximo lunes 1º de julio será el puntapié inicial del segundo semestre de River. Tras los coletazos que dejaron las recientes derrotas ante Boca, Temperley y Deportivo Riestra en los últimos meses, el equipo de Martín Demichelis terminará sus vacaciones, volverá a los entrenamientos y deberá renovar sus energías, olvidar los duros traspiés y enfocar el regreso a la actividad con un objetivo claro: alcanzar la final de la Copa Libertadores que posiblemente se jugará en el Monumental.

Para eso, en las últimas horas el Millonario aceleró a fondo en el mercado de pases y cerró tres refuerzos: Adam Bareiro, Franco Carboni y Federico Gattoni acordaron su llegada, a la espera de las respectivas firmas para la oficialización. Pero, además, no se rinde por Jeremías Ledesma y Germán Pezzella, se ha alejado de Valentín Gómez, espera por la decisión de Paulo Díaz y busca al menos un apellido más para el mediocampo, por fuera de la repatriación de Felipe Peña.

Mientras el mundo riverplatense se vio agitado durante la semana tras los rumores sobre posibles regresos de Juan Fernando Quintero y Enzo Pérez, el presente del mercado va por otros carriles. Y marca que la gran novela ya tiene un final: Adam Bareiro jugará en River, que acordó con San Lorenzo una transferencia por 4,5 millones de dólares brutos (2,5 serán iniciales y otros 2 por objetivos) con una plusvalía del 15% en una futura venta. El delantero paraguayo, que llegará para potenciar la competencia interna de Miguel Ángel Borja, se sumará una vez finalizada su participación en la Copa América y se espera para los próximos días el anuncio oficial cuando se culmine con las firmas contractuales.

A la par del cierre de la negociación por Bareiro, en Núñez sorprendieron con dos exprés y silenciosos acuerdos por jugadores que no estaban en la escena inicial. El primero fue Franco Carboni, quien se sumará a préstamo por 18 meses con opción de compra. El lateral izquierdo de 21 años de Inter de Milán mide 1,90 metros, es zurdo, puede oficiar de marcador central y viene de jugar 21 partidos en Ternana de la segunda división italiana y previamente también había sido cedido a Monza (cuatro partidos) y Cagliaria (14 partidos).

A su vez, el segundo fue Federico Gattoni, el ex marcador central de San Lorenzo que no tuvo continuidad ni en Sevilla (125′ en cuatro juegos) ni en Anderlecht (537′ en 10 juegos) durante la pasada temporada y llegará cedido a préstamo por un año con opción de compra. Tras partir del Ciclón hace un año, volverá a ser cedido por el club español para relanzar su carrera tras un paso sin firmeza por el fútbol europeo.

Ambas llegadas se dan luego de que Paulo Díaz recibiera una exorbitante oferta económica de Al-Qadsiah de Arabia Saudita, club que está dispuesto a ejecutar la cláusula de rescisión de 8 millones de euros. La decisión quedará en manos del marcador central chileno, que tiene contrato hasta diciembre de 2026 y aseguró en la Copa América que su idea es continuar en River, pero desea cumplir el sueño de jugar Europa. Al mismo tiempo, River también decidió alejarse de Valentín Gómez, por quien propuso 7,5 millones de dólares por un 75% en una oferta rechazada por Vélez, que pretende negociarlo al exterior por un monto mayor.

“El mercado es largo”, es la frase que utilizan los dirigentes de River a la hora de definir el estado actual de situación por las diferentes operaciones que se han iniciado. Pero aunque el libro finalizará el 31 de agosto, hay otras dos situaciones que pretenden resolver favorablemente en el corto plazo. Una es la de Jeremías Ledesma, el arquero argentino de 31 años que descendió con Cádiz en España y tiene intenciones de ponerse el buzo millonario. Su deseo podría destrabar una postura firme del equipo español de pretender los cinco millones de euros de su cláusula para darle salida. En Núñez confirman que siguen trabajando para incorporarlo y apuntan a un acuerdo por un monto menor para incorporarlo.

La otra es la de Germán Pezzella, quien parecía ser el primer refuerzo confirmado y hoy su llegada se ha enfriado. El marcador central de 33 años que se encuentra con la selección argentina en la Copa América tiene la intención de volver al país y “sanar una herida” -tal como ha declarado-, pero River debe resolver su partida de Real Betis: el club español es inflexible y pretende los cinco millones de euros de su cláusula porque no tiene intenciones de negociarlo, ya que es capitán y líder de un equipo que ha sufrido pérdidas importantes en defensa. En febrero, cuando renovó hasta 2026, el jugador bajó su cláusula de 50 a 5 millones, con el deseo de volver a ponerse la banda roja. Pero su vuelta quedó en stand by.

“Las noticias que salen no dejan de ser rumores. Es un jugador importante en la Argentina, pero en Betis no tenemos conocimiento de nada”, declaró el director deportivo Manu Fajardo días atrás. Hoy no parece ser viable una negociación y River debe definir si ejecutar la cláusula y, en caso de hacerlo, también acordar el contrato con Pezzella -quien debería resignar una importante cantidad de dinero por las diferencias salariales- para sellar el pase más esperado por los hinchas millonarios en este mercado.

¿Y Enzo Pérez? Durante el jueves surgió el rumor en las redes sociales sobre la intención del mediocampista que actualmente está en Estudiantes que tenía ganas de volver a River. LA NACION consultó a las tres partes involucradas: el entorno del jugador, la representación del futbolista y la dirigencia de River y ninguna de las tres partes hizo llamados ni tiene intenciones de hacerlo pensando en un eventual regreso.

Además de los cinco nombres protagonistas del mercado (tres acordados y dos a la espera), River ya sabe que contará con el regreso de Felipe Peña tras sus préstamos por Arsenal y Lanús y continúa en la búsqueda de un volante mixto para sumar al mediocampo tras la partida de Agustín Palavecino a Necaxa. Además, espera por un nuevo club para David Martínez, ya que se cayó su transferencia a Pumas de México, y sabe que tanto Ezequiel Centurión como Andrés Herrera también podrían partir.

​ El club de Núñez se mueve pensando en la Copa Libertadores  Fútbol 

Leave a Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *