Debate presidencial en EE.UU.: Joe Biden es un buen hombre y un buen presidente; debe abandonar la carrera​

LISBOA.- Vi el debate Biden-Trump solo en una habitación de hotel de Lisboa y me hizo llorar. No puedo recordar un momento más desgarrador en la política de la campaña presidencial estadounidense en mi vida, precisamente por lo que reveló: Joe Biden, un buen hombre y un buen presidente, no tiene por qué postularse para la reelección. Y Donald Trump, un hombre malicioso y un presidente mezquino, no ha aprendido nada ni olvidado nada. Es la misma manguera de mentiras que siempre fue, obsesionado con sus quejas… nada ni cercano a lo que se necesitará para que Estados Unidos lidere en el siglo XXI.

La familia Biden y el equipo político deben reunirse rápidamente y tener las conversaciones más difíciles con el presidente, una conversación de amor, claridad y resolución. Para darle a Estados Unidos la mayor oportunidad posible de disuadir la amenaza de Trump en noviembre, el presidente tiene que presentarse y declarar que no se presentará a la reelección y que liberará a todos sus delegados para la Convención Nacional Demócrata.

El Partido Republicano –si sus líderes tuvieran una pizca de integridad– debería exigir lo mismo, pero no lo hará, porque no es así. Eso hace que sea aún más importante que los demócratas antepongan los intereses del país y anuncien que se iniciará un proceso público para que diferentes candidatos demócratas compitan por la nominación: asambleas públicas, debates, reuniones con donantes, lo que sea. Sí, podría ser caótico y complicado cuando la convención demócrata comience el 19 de agosto en Chicago, pero creo que la amenaza de Trump sería lo suficientemente grave como para que los delegados pudieran unirse rápidamente y nominar a un candidato de consenso.

Si la vicepresidenta Kamala Harris quiere competir, debería hacerlo. Pero los votantes merecen un proceso abierto en busca de un candidato presidencial demócrata que pueda unir no sólo al partido sino al país, ofreciendo algo que ninguno de los dos presentes en el escenario de Atlanta hizo el jueves por la noche: una descripción convincente de dónde está el mundo en este momento y una visión convincente de lo que Estados Unidos puede y debe hacer para seguir liderándolo: moral, económica y diplomáticamente.

Porque este no es un punto de inflexión cualquiera en la historia. Estamos al comienzo de las mayores disrupciones tecnológicas y climáticas de la historia de la humanidad. Estamos en los albores de una revolución de la inteligencia artificial que va a cambiar TODO PARA TODOS: cómo trabajamos, cómo aprendemos, cómo enseñamos, cómo comerciamos, cómo inventamos, cómo colaboramos, cómo libramos guerras, cómo cometer delitos y cómo luchamos contra los delitos. Tal vez me lo perdí, pero no escuché la frase “inteligencia artificial” mencionada por ninguno de los dos en el debate.

Si alguna vez hubo un momento en que el mundo necesita lo mejor de Estados Unidos, liderado por lo mejor, es ahora, porque ahora nos aguardan grandes peligros y oportunidades. Un Joe Biden más joven podría haber sido ese líder, pero el tiempo finalmente lo alcanzó. Y eso quedó dolorosa e ineludiblemente obvio el jueves.

Biden ha sido amigo mío desde que viajamos juntos a Afganistán y Pakistán después del 11 de septiembre, cuando presidía el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, por eso digo todo lo anterior con gran tristeza.

Pero si corona su presidencia ahora, reconociendo que debido a su edad no está preparado para un segundo mandato, su primer y único mandato será recordado como una de las mejores presidencias de nuestra historia. Nos salvó de un segundo mandato de Trump y solo por eso merece la Medalla Presidencial de la Libertad, pero también promulgó una importante legislación crucial para enfrentar las revoluciones climática y tecnológica que ahora nos azotan.

Hasta ahora había estado dispuesto a darle a Biden el beneficio de la duda, porque durante las veces que interactué con él individualmente, descubrí que estaba a la altura del trabajo. Claramente ya no lo es. Su familia y su entorno debían haberlo sabido. Llevan días refugiados en Camp David preparándose para este trascendental debate. Si esa es la mejor actuación que pueden conseguir de él, es hora de que Joe mantenga la dignidad que se merece y abandone el escenario al final de este mandato.

Si lo hace, los estadounidenses comunes y corrientes elogiarán a Joe Biden por hacer lo que Donald Trump nunca haría: anteponer al país a sí mismo.

Si insiste en postularse y pierde ante Trump, Biden y su familia (y su personal y los miembros del partido que lo permitieron) no podrán dar la cara.

Se merecen algo mejor. Estados Unidos necesita algo mejor. El mundo necesita algo mejor.

​ Si la de este jueves es la mejor actuación que puede ofrecer, es hora de que el mandatario mantenga se retire al final de este mandato  Estados Unidos 

Leave a Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *